91 631 55 20 info@fisiocantizal.es

Fisioterapia y cáncer de mama

Linfedema y Fisioterapia

Según un reciente estudio del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, la fisioterapia podría ayudar a prevenir el linfedema, consecuencia crónica del cáncer de mama.

Así, los servicios de fisioterapia ayudarían en la prevención de su aparición, y en la mejora de la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama. Para ellas, el linfedema es un duro obstáculo en su vida diaria, haciendo mucho más complicadas las actividades cotidianas, sociales y laborales.

La linfedema y su repercusión

El linfedema provoca la inflamación de la extremidad superior. Dicha inflamación se debe a la acumulación de líquido intercelular que se encuentra entre piel y músculos. Suele aparecer tras la intervención quirúrgica para extirpar el tumor en la mama, si ésta implica extirpar los ganglios axilares y aumenta un 10% su probabilidad de aparición si además se administra radioterapia.

La recomendación para las pacientes operadas de cáncer de mama se centra en un programa determinado de ejercicios para prevenir el linfedema y mejorar la movilidad del brazo. De esta forma, se evitarán posibles complicaciones. Es aquí donde entra en juego la fisioterapia, ya que se recomienda acudir a un fisioterapeuta especializado encargado de diseñar este programa de ejercicios y del seguimiento regular de la paciente.