91 631 55 20 info@fisiocantizal.es

¿Voy a perder mi masa muscular en vacaciones?

¿Voy a perder mi masa muscular en vacaciones?

Perder masa muscular es una preocupación habitual cuando por diversas razones hemos de permanecer durante un determinado periodo de tiempo sin ejercitar nuestros músculos. Es una preocupación legítima, pero debemos informarnos para saber hasta qué punto debemos desvelarnos por ello. Se acercan las vacaciones navideñas, por tanto, es más que probable que ya tengas tus vacaciones programadas.

Vacaciones en familia, mucha comida o quizá algunos aprovechen para ir a la montaña a practicar esquí. Son muchas las posibilidades para todos los gustos, pero todas suponen un inconveniente para los más asiduos al gimnasio ya que estaremos varios días alejados de las pesas. Además, y como inconveniente sobreañadido, todos conocemos la gran carga de azúcares simples y de lípidos o grasas (así como de alcohol y otras calorías vacías) que contienen las muchas comidas de estas fiestas. En ese sentido, es normal que permanezcamos en guardia ante semejante despendole gastronómico.

Pero, tampoco hay que preocuparse en exceso, ya que dejar que los músculos descansen unos días es muy normal y para nada vas a perder lo que has conseguido en todo este tiempo.

 

¿Merece la pena preocuparse?

 

Cuando reducimos nuestro ritmo habitual de entrenamiento podemos sufrir cierta pérdida en nuestra masa muscular y un descenso en el rendimiento que hayamos conseguido gracias a tal entrenamiento. Sin embargo, también hemos de tener en cuenta hasta qué punto podemos relajarnos, y cuál es el periodo máximo en que podemos desentrenarnos.

Hagamos un esfuerzo de imaginación: una persona con algunos kilitos de más se apunta al gimnasio para ponerse en forma. Seguramente lo consiga, pero… ¿en una semana? No, ¿verdad? El cuerpo tarda tiempo en realizar el cambio, y lo mismo se aplica a quienes se toman un descanso en su entrenamiento. Se tarda en quemar las grasas y en crear y consolidar una buena musculatura, lo mismo que en perderla.

Has de tener en cuenta que será a partir de las dos semanas cuando empecemos a perder volumen muscular. Y, aun así, no todo está perdido, pues lo único que se necesitará a la vuelta será ponerse a tono, pero no empezar de cero como muchos piensan. Este es un punto importante para no creer en que vamos a perder nuestra forma física, así como así.

 

¿Cómo mantenemos nuestra masa muscular en vacaciones?

 

Lo más recomendable es tratar de realizar algo de ejercicio físico durante los días de vacaciones. Existen muchas alternativas, como aprovechar para realizar ejercicio en el medio natural y disfrutar del deporte al aire libre. Puedes optar por practicar deporte un par de veces en semana, de este modo conseguimos mantener la forma hasta el final de las vacaciones. He aquí una buena alternativa para evitar perder masa muscular, sin tener que preocuparnos por nuestra coyuntural falta de asistencia al gimnasio.

Otra cosa es cuando hablamos de perder resistencia física durante las vacaciones. Sí suele verse más afectada que la pérdida de volumen muscular. En muchos atletas de élite se manifiesta el “Síndrome de desentrenamiento”. Suele darse en casos en los que hay un parón repentino y abandonan la actividad física. En este aspecto, lo indicado sería mantener un cierto ritmo que se aproxime al que mantenemos normalmente, para que la transición no sea tan brusca en periodos como el navideño, donde la adquisición de calorías aumenta y el ritmo de entrenamiento habitual forzosamente ha de disminuir.

Ten en cuenta una cosa: sobreentrenar a la vuelta de tus vacaciones es un error. Lo único que conseguirás es lesionarte y cargar tus músculos de forma ilógica, lo que se traducirá en más tiempo de baja. Por lo tanto, sé inteligente y vuelve al gimnasio siguiendo el plan de ejercicios ya establecido, sin presiones ni obsesiones. Es más, si necesitas comenzar con menos peso, hazlo durante unos días hasta que recuperes la forma. Será cuestión de pocos días. Tu cuerpo ya tiene la fuerza y las condiciones para hacer la rutina, lo único que necesitará es reactivar los grupos musculares y entrenar según lo indique el plan. Esta es la forma más adecuada de volver a emprender nuestra rutina de entrenamiento.

Consulta a un entrenador personal para que te diga exactamente cómo tienes que modificar tu entrenamiento ante un parón de varios días. Ante la duda, lo mejor es recurrir a los consejos de un profesional experimentado y especializado que sabrá guiarnos en este sentido.

 

¿Qué puedo hacer si me voy de viaje y no puedo entrenar?

 

Tener unas semanas de vacaciones no significa que tengas que hacer un parón de la actividad física en su totalidad. Cierto es que la resistencia es la que se ve más afectada, pero puedes realizar algunos entrenamientos suaves, e incluso, si decides parar, puedes retomar progresivamente a la vuelta.

Del mismo modo, irte de vacaciones tampoco está reñido con mantenerse en forma. Si eres de los que no pueden parar en estos días de descanso, una buena opción es realizar ejercicios de tonificación para mantener los músculos acostumbrados a la actividad física, así, el regreso será más llevadero. ¿Estas vacaciones has ido a ver a la familia al pueblo? Pues que mejor manera de mantener la forma que realizar alguna salida con la bici y disfrutar del paisaje y el aire puro, o una caminata descubriendo senderos.

Si es un viaje largo, no te obsesiones, puedes tener en cuenta otros factores. Cuida la alimentación y adáptala a tu nueva vida. Sabiendo equilibrar la alimentación y llevando un tren de vida activo y saludable durante los viajes, será mucho más fácil mantener la forma y no desacelerar en exceso el ritmo de metabolismo calórico adquirido durante nuestras rutinas deportivas y gimnásticas habituales.

Existen muchas maneras de mantenerte en forma a la vez que aprovechas tu destino.

– Camina: olvida el transporte público y aprovecha para ver la ciudad caminando, es u modo simple y efectivo de mantener el cuerpo activo.
– Correr: Si estás en un sitio que te lo permita, ¿por qué no? Quizá has elegido un destino en plena naturaleza y seguro que salir aprovechando las horas más cálidas para dedicar unos 20 minutos a correr puede ser una magnifica opción.
– Actívate por la mañana: Si no puedes contener las ganas y pasar varios días sin hacer nada, puedes aprovechar la mañana para hacer unas abdominales, sentadillas o flexiones. Sólo te quitará uno minutos y tendrás todo el día para disfrutar de tu destino sin descuidar tu cuerpo.

Perder masa muscular es una preocupación muy normal, pero actuando sabiamente podremos evitar este problema. Irte de vacaciones es compatible con cuidar tu cuerpo, pero si estás tan ocupado disfrutando que no puedas hacer nada, tranquilo, porque no perderás el trabajo de todo el año por unos días o semanas de relax y desconexión.