91 631 55 20 info@fisiocantizal.es

¿Cuánto voy a engordar en Navidad?

¿Cuánto voy a engordar en Navidad?

Engordar en navidad es una preocupación para muchos en estas fechas de excesos. Hoy vamos a dedicar un post de nuestro blog para tranquilizarte. ¿Por qué? Porque sabemos que tienes a Pepito Grillo en su hombro repitiéndote una y otra vez que has comido demasiado estas Navidades y todavía miras con miedo la inminente cena de Nochevieja. Relájate. ¿Te cuidas durante el año? Pues ya está.

Si no has hecho caso a los miles y miles de artículos con trucos sobre cómo comer en Navidad para no engordar (espera, ¿eso es posible?), no te has perdido absolutamente nada. Es cierto que las cantidades que comemos durante las fiestas son ingentes y, sobre todo, innecesarias, pero si durante el resto del año te has cuidado, piénsalo detenidamente: ¿qué importa más, lo que comas 5 días o lo que hayas comido los 360 días restantes? Pues eso.

Y es que, estas fechas navideñas, llenas de comidas con amigos, cenas de empresa, la comida familiar, cena de nochebuena y un largo etcétera, nos hacen replantearnos esos kilos que podemos coger demás, digamos que entre 3 y 5, hecho que lo tenemos asumido más de uno pero que no debemos obsesionarnos con ello.

Las principales causas de engordar en navidad vienen asociadas a los atracones de dulces y grasas saturadas unidas al consumo de alcohol. No es fácil dejar a un lado estos días los malos hábitos, pero sí que podemos encontrar ese equilibrio entre nuestra vida normal y las fiestas.

 

Ganar peso en navidad: una obsesión para muchos

 

La idea de que en navidad forzosamente se han de ganar muchos kilos llena las mentes de no pocas personas en fechas tan señaladas, máxime de aquellos que han hecho de la nutrición sana y la vigilancia de su peso y su colesterol uno de los principios rectores de sus vidas. Bien es cierto que, si seguimos un tren de vida saludable el resto del año no es necesario que nos obsesionemos con esta vidriosa cuestión en fechas navideñas. Aunque para esto, obviamente, has tenido que cuidarte durante el año. Y si no, ya lo sabes para el próximo.

Grábate a fuego este mensaje: LO IMPORTANTE ES EL HÁBITO. Si tienes un hábito de vida saludable, este no se romperá por saltárselo 5 días. Es como dejar de hacer deporte durante diez días cuando te vas de vacaciones. El cuerpo no comienza a notar los cambios de inmediato. La próxima semana te recomendaremos cuál es la mejor forma de volver al gimnasio después de las fiestas. Engordar en navidad no es, pues, una ley universal, fatal e inquebrantable: basta que seamos consecuentes en la medida de lo posible con nuestros hábitos de vida, aunque nos podamos permitir algún capricho en estas fiestas, disfrutar de algunas bebidas y dulces, etc, pero sin hacer demasías.

O pongamos un ejemplo más claro. Imagínate que has estado comiendo a base de alimentos ultra procesados todo el año. Bollería industrial, pizza, McDonalds, refrescos, etc. ¿Por dos días que comas ensalada y vayas al gimnasio te vas a quedar con un cuerpo 10? No, ¿verdad? Pues ese aplica la misma regla, pero a la inversa. Por esta razón, y si has sido buen estudiante durante el año, podrás olvidarte de escribir este 1 de enero ‘OPERACIÓN DETOX’ en Google. Porque no la vas a necesitar. Simplemente tendrás que volver a comer como has comido siempre.

 

Consejo:

Eso sí, evita ‘ponerte ciego’ a polvorones y turrones todos los días desde el 23 de diciembre al 6 de enero, porque eso ya no son cinco días, sino dos semanas y media. Lo del cuenco en la mesa de la cocina lleno de dulces hace que nos volvamos más golosos de lo que solemos ser. Evitar la tentación de coger un trozo cada vez que pasamos por delante es difícil. Nuestro consejo es que, directamente, no pongas el bol más que en las comidas o cenas (si es que quieres) en las que se junta toda la familia – Nochebuena, Navidad o Nochevieja-.

Deja de preocuparte por si vas a engordar estas Navidades. Es algo muy lógico, no comas sin fondo durante todas las fiestas (los días entre fiestas intenta comer normal, aún con comidas de empresa de por medio) y relájate en las comidas y cenas importantes. Luego, vuelve a tu hábito de vida saludable. Y si no lo tienes, ya lo sabes. Sin embargo, puede haber algunos trucos que seguir a este respecto, para que te ayuden a mantener un peso razonable estas fiestas.

 

Algunos consejos para evitar un aumento de peso en navidad

 

Si persiste en nosotros la preocupación por ganar peso en navidad, deberíamos seguir estos sencillos consejos:

  • Reducir al máximo el consumo de dulces, o al menos consumirlos de manera harto frugal, evitando comer muchos seguidos.
  • Limitar el consumo de dulces, guisos especiales, mariscos, etc, a los días de celebración (24, 25 y 31, y si acaso también Reyes). El resto han de ser días de dieta normal.
  • Evitar las sobras y no piques entre horas. A ser posible, repartirlas entre los familiares, o, de no ser así, limitar considerablemente su consumo, por ejemplo, administrándolas y distribuyéndolas lo más posible. Debemos evitar las tentaciones y evitar el bombón de la tarde, el roscón sobrante, o un dulce que han traído a la oficina.
  • Comienza el día haciendo ejercicio, que no sólo nos ayudará a activarnos y reducir en sedentarismo, sino que también reduce el apetito el resto del día según confirman algunos estudios de prestigiosas revistas de medicina y deporte. Con 45 minutos de ejercicio matinal hará que nuestra ansia por la comida disminuya.
  • No saltarse comidas. He aquí un vicio muy habitual de los días marcados para las grandes comilonas. Es preciso eludirlo y seguir con nuestro ritmo de comidas, para no caer luego en la vorágine de los banquetes navideños.
  • Platos al horno y verduras, ¿por qué no?: si eres el anfitrión y tienes posibilidad de elegir menú, apuesta por platos sanos a base de verduras, que están igual de buenos y con mucho menos aporte calórico. Tenemos la mala costumbre de preparar mucha comida y contundente para que sobre, y si no es así, parece que nos hemos quedado con hambre. No es cierto.
  • Presta atención a lo que bebes: ya sea alcohol o refrescos, cometemos excesos también con ello, siendo una gran fuente de calorías, aunque no las percibamos de igual forma. Después de un día de cañas, el vino de la cena, el champán y alguna que otra copa de madrugada, habrás echado a tu cuerpo algo más de calorías que de costumbre.

No obstante, si necesitas ayuda con tu dieta, ponte en contacto con nuestro equipo de nutricionistas. Nunca es tarde para empezar a cuidarse, y de este modo ya no habrá absolutamente nada que temer con respecto a engordar en navidad.

No obstante, si necesitas ayuda con tu dieta, ponte en contacto con nuestro equipo de nutricionistas. Nunca es tarde para empezar a cuidarse.