Solicite cita: 91 631 55 20

Horario: L-V 10 a 14h. y 15 a 21h.

info@fisiocantizal.es

Indiba Centro Oficial Las Rozas

Noticia

esguince de tobillo

Esguinces de tobillo. ¿Cuánto tardan en curarse?

Jueves, 20 de Julio del 2017

Un gran porcentaje de la población ha sufrido en algún momento de su vida un esguince de tobillo. Es una las lesiones más conocidas y, pese a ello, una de las que peor se curan, lo que conlleva graves trastornos a largo plazo.

El esguince de tobillo implica un desgarro o rotura de uno o varios ligamentos del tobillo. Estos pueden ser tanto de la parte externa como de la parte interna, pero el más frecuente es sin duda el del ligamento lateral externo. Éste ligamento tiene 3 fascículos, uno interior, uno medio y uno posterior.

Esta rotura del ligamento provoca una hemorragia sanguínea. El pie pierde movilidad por dos causas: dolor intenso y aumento del líquido del tobillo, lo que dificulta nuestra capacidad de andar.

No obstante, existen varios grados en la gravedad de un esguince de tobillo, siendo estos:

  • Esguinces de primer grado. Son el resultado de una torcedura de los ligamentos. Existe poca hinchazón y no normal es que el paciente pueda comenzare con su vida normal a las dos o tres semanas.
  • Esguinces de segundo grado. Los ligamentos se rompen de forma parcial, hinchando el pie de forma casi inmediata. Generalmente se necesita un periodo de reposo de entre tres y seis semanas antes de volver a la rutina.
  • Esguinces de tercer grado. Son los más graves y suponen la rotura completa de uno o más ligamentos. Puede duran hasta 8 semanas de saneamiento.

Lo mejor para tratar este tipo de esguince, (aunque siempre hay que hacer caso a las recomendaciones de un profesional) es aplicar frío e intentar mover el pie lo máximo posible. Lo habitual es que el medico aplique un vendaje funcional para evitar que el pie realice el movimiento que generó la lesión.

Un buen tratamiento del esguince desde el minuto 1 conseguirá una pronta curación y sin secuelas. Por el contrario, un esguince mal tratado puede acabar convirtiéndose en un problema crónico que con los años también repercutirá en rodillas, caderas y espalda.

Seguramente habrás oído casos de esguinces en los que finalmente ha habido que operar al paciente. ¿Sabes por qué? Existen varios casos:

  • la cicatrización del ligamento provoca que este sea más grueso de lo normal, lo que hace que acabe rozando con el hueso astrágalo.
  • a veces se generan otras lesiones lo cual hace que, una vez solucionado el ligamento, persistan las molestias.

 

Volver